ab

El diario de información general «Baleares», publicó en la sección de sucesos de su edición del día 15 de febrero de 1986, un suelto sin firma bajo el título «Un arquitecto palmesano con SIDA» del siguiente tenor literal:  «El cuarto caso que se produce en Mallorca del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida, lo padece un arquitecto palmesano, quien convivía desde hace algún tiempo con otro compañero de profesión, catalán. Al parecer, el enfermo es L.V.,  de treinta y nueve años de edad. Los facultativos están efectuando distintas pruebas al compañero de vivienda del enfermo para comprobar si éste también padece el síndrome.» Y  no es de interés publico conocer la identidad de quien sufre una enfermedad, ni su inclinación sexual, por más que en aquel momento la enfermedad fuera altamente  noticiable,  por lo que dar datos precisos que revelan la identidad de la persona que la sufre vulnera su intimidad, sin que el periodista y el medio puedan acogerse al correcto ejercicio del derecho a la libertad de información.

 

Si te gustó el post, subscríbete a nuestro canal RSS