PORTADA HOLAEn la portada de esta revista aparece una fotografía de una actriz en una playa. Si la fotografía se ha tomado y publicado con el consentimiento de la actriz, evidentemente no existiría intromisión en su imagen e intimidad. Sin embargo, si se ha tomado y publicado sin dicho consentimiento, es claro que podría existir intromisión en dichos derechos fundamentales de la actriz.  Al respecto del derecho a la propia imagen, no se considera intromisión en la misma, cuando se capte y/o publique la imagen en lugares abiertos al público y se trate de personas con profesiones de notoriedad o de proyección pública. En este caso, no cabe duda de que se cumplen ambos requisitos por lo que la propia imagen no se vulnera. Con respecto al derecho a la intimidad de la actriz, debe decirse, en primer lugar , que no cabe duda alguna, de que la misma puede existir en un lugar público como una playa. No obstante ello, cuando una persona de trascendencia pública como es la actriz se halla en un lugar público y concurrido como una playa de normal accesibilidad, es evidente que la misma es consciente de que no está resguardada de la observación ajena. Por otra parte, la imagen muestra a la actriz con normalidad sin que se le genere ninguna repercusión contraria a sus intereses. Por último, si bien la actriz no se ha caracterizado por dar a conocer en los medios su vida intima, no es menos cierto que la concreta noticia que da soporte a esta información gráfica es consiedrada como de carácter noticiable. En conclusión, en la ponderación de los derechos en coflicto, impera el ejercicio del de libertad de la información.

Si te gustó el post, subscríbete a nuestro canal RSS