DESNUDO EXPRESION

 

NUDISMO, LIBERTAD DE EXPRESIÓN Y LÍMITES.

Stephen Gough tenía su firme convicción ideológica de que el cuerpo humano desnudo era inofensivo desde un punto de vista moral y social, y para expresar su convicción optó por estar desnudo en público. Inició un viaje caminando desnudo para recorrer Inglaterra y Escocia y las leyes británicas hicieron que fuera juzgado por alteración de orden público, compareció ante el Juez desnudo, lo que originó más condenas, e incluso en la cárcel estaba desnudo.

Llevó su caso al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, alegando en esencia que el hecho de ser castigado por el Estado el estar desnudo en público vulneraba su derecho a la libertad de expresión, ya que ese nudismo era expresión de su ideología acerca de lo inofensivo del cuerpo humano.

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos, no dudó de que la desnudez pública en este concreto caso podía ser entendida como una forma de expresión que está protegida por el derecho a la libertad de expresión. Ello porque es obvio que existía una clara vinculación entre la idea que se trataba de expresar, lo inofensivo de la desnudez humana, y la propia expresión, esto es, el nudismo en público.

Aunque en democracia la acción de gobierno la ejerce la mayoría, ello no significa que el sistema solo deba proteger a lo mayoritario, en palabras del TEDH debe lograrse un equilibrio que garantice el tratamiento justo y apropiado de las personas pertenecientes a minorías y evite cualquier abuso de una posición dominante. Lo importante al respecto según manifiesta el tribunal de Derechos Humanos, es el respeto por parte del Estado de las opiniones de una minoría, tolerando una conducta que no sea per se incompatible con los valores de una sociedad democrática o esté totalmente fuera de las normas de conducta de una sociedad. Lo importante es no discriminar, y asegurar el pluralismo coherente y estable que  promueva la armonía y la tolerancia de ideas en la sociedad.

Por tanto, aún siendo importante y básico para la democracia el pluralismo de ideas sean minoritarias o mayoritarias, y su respeto, vemos como el ejercicio de la libertad de expresión en el campo de las ideas tiene sus límites: conductas incompatibles con los valores de una sociedad democrática y conductas incompatibles con las normas de conducta de una sociedad.

Atendiendo a ello, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos analizó el discurso de desnudez del Sr. Gough y llegó a las siguientes conclusiones:

1. El Sr. Gough tenía ante si muchas otras maneras de expresar su opinión sobre la desnudez o de iniciar un debate público sobre el tema.
2. Debido al hecho de que estaba pidiendo tolerancia con respecto a su propia conducta, debía demostrar tolerancia y sensibilidad ante las opiniones de otros miembros de la comunidad.
3. Sin embargo, el Sr. Gouhg parecía rechazar cualquier sugerencia de que la aceptación de la desnudez pública puede variar dependiendo del lugar y de la presencia de otras personas.
4. Sin demostrar ninguna sensibilidad hacia las opiniones de los demás y con una conducta que se podría considerar ofensiva, insiste en su derecho a aparecer desnudo en todo momento y en todos los lugares, incluidos los tribunales, en las zonas comunes de las prisiones y en los aviones.
5. El Derecho a la libertad de expresión no va tan lejos como para permitir a las personas, incluso aquellos que están sinceramente convencidos de la virtud de sus propias convicciones, impongan repetidamente su conducta antisocial sobre otros miembros de la sociedad, y luego reclamen una injerencia desproporcionada en el ejercicio de su libertad de expresión cuando el Estado, en el cumplimiento de su deber de proteger al público de las molestias públicas, imponga la ley en relación con dicha conducta antisocial deliberadamente repetitiva.

En conclusión, puede entenderse que el nudismo en el caso del Sr. Gough fue una forma de expresión, protegida por la libertad de expresión, pero que como toda expresión tenía sus límites, en una sociedad democrática, y que en este caso fueron rebasados.

Ahora bien, ¿qué pasa en los supuestos en que se usa el nudismo como acto de expresión completamente desvinculado de una idea relacionada con el propio nudismo?. Por ejemplo, desnudarse en público o determinados lugares simplemente como modo de reivindicar determinadas ideas completamente desvinculadas de la desnudez del cuerpo humano.

Entendemos que la respuesta no puede ser otra que entender que ese desnudo también es una forma de expresión, y que por tanto debe estar protegido por la libertad de expresión. Ahora bien, atendiendo a los límites del derecho a la libertad de expresión y a los criterios del TEDH antes mencionados, deberá valorarse en cada caso concreto si se está incurriendo en discursos de odio o en normas contrarias a la convivencia democrática. Y para ello, como hemos visto, es necesario analizar si existen normas de orden público que prohiban el desnudo,  si existen otras maneras de expresar la idea; y si se demuestra con el acto nudista sensibilidad y tolerancia con otros miembros de la comunidad, atendiendo al lugar y el tipo de personas ante la que se produce la desnudez.

Si te gustó el post, subscríbete a nuestro canal RSS