FOTO OLIVA 2

 El diario digital El País, publicó esta noticia en su sección de política, el día 4 de noviembre de 2013. Dicha noticia trata sobre el exescolta del ministro Matutes (R.R.G.), el cual presuntamente robó un millón de euros en el edificio donde había trabajado (Empresas Matutes) durante 5 años; otro agente policial (J.J.F.A.) fue el que presuntamente le ayudó a enterrar ese dinero en 2 cajas en el jardín de la propiedad de éste. Hasta esta parte, podemos pensar que es una noticia como otra cualquiera, pero el siguiente párrafo es el que puede vulnerar algunos de los derechos fundamentales: “Aunque la policía no ha dado detalles de la investigación, fuentes próximas al caso han informado de que el pasado martes fue arrestado R. R., que vive en un apartamento cercano al edificio del grupo empresarial Matutes. El viernes pasado también fue detenido su presunto encubridor, quien el pasado 2 de octubre fue condecorado con la Cruz al Mérito Policial con distintivo blanco. Este agente, que también es un conocido piloto de rallies automovilísticos en Mallorca, tenía actualmente el proyecto de montar una escuela de jóvenes pilotos en Ibiza. Además de la investigación judicial, la policía tendrá que determinar si el presunto autor material del robo incurrió en incompatibilidades, ya que tras ser escolta del ministro Matutes, siguió trabajando durante cinco años como vigilante en el grupo del político ibicenco. Por ese motivo residía actualmente en un apartamento muy próximo al lugar donde presuntamente perpetró el asalto, según fuentes policiales”.

Y lo que nos planteamos es si la noticia vulnera algún derecho, por el hecho de que aunque no se identifiquen con nombre y apellidos a los presuntos implicados, se den minuciosos datos suyos que lleven a que el público  los identifique fácilmente.  En primer lugar, y  este caso, siempre y cuando, estemos ante hechos veraces, debidamente contrastados por el periodista, estamos ante una información lícita porque el hecho que se transmite es un hecho de carácter noticiable, que en  si mismo es de interés para la comunidad y  en la noticia se respeta la presunción de inocencia de los presuntos implicados.

Pero, para el caso de que se tratara de información ilícita por no ser veraz o por no respetar la presunción de inocencia, que como hemos dicho no lo parece,  el hecho de no revelar los nombres de los implicados no hubiera exonerado de responsabilidad al periodista y al medio, ya que es suficiente para tener dicha responsabilidad que el medio  revele datos suficientes para que se hagan identificables a los implicados, sin que sea condición indispensable que se revele su nombre.

 

Por lo tanto la ponderación sobre esta noticia se decantaría por el supuesto acusado, ya que se le han vulnerado los derechos fundamentales.

Si te gustó el post, subscríbete a nuestro canal RSS