pareja

“El programa de Ana Rosa”, emitido en Telecinco, informó de rumores sobre una presunta infidelidad del torero Finito de Córdoba a su esposa, la modelo Arancha del Sol. Estos rumores, emitidos entre los días 7 y 14 de febrero de 2005, fueron difundidos por el programa como noticia. A raíz de la difusión de los rumores, el matrimonio interpuso una demanda a “El Programa de Ana Rosa” por  intromisión ilegítima en sus derechos de honor e intimidad personal y familiar. Por su parte, el programa defendió su derecho de libertad de información, asegurando por parte de la presentadora y las tertulianas la verosimilitud de aquellos rumores. Sin embargo esta información, tal y como afirmaron desde el programa, procedía de “fuentes indeterminadas”, lo que nos lleva a pensar que la noticia carece de la veracidad exigible para ser difundida. Los hechos que  se refieran a esta pareja, al ser los dos personajes semipúblicos, pueden tener un interés para la comunidad. Sin embargo, ello no es óbice para tener intimidad, honor y propia imagen.   Estos rumores difundidos atentan al honor y la intimidad tanto del supuesto infiel como de la que soporta la infidelidad -al respecto, es importante destacar que en aquella época seguía vigente el artículo 82 del Código Civil, que contemplaba la infidelidad conyugal como causa de separación-,  ya que los comentarios divulgados sobre este tema en el programa carecían de la exigible veracidad para ser publicados porque esa información procedían de fuentes no determinadas. Por lo que, en este caso la libertad para informar por parte del programa queda limitada por la falta de veracidad vulnerando el  honor al difundir rumores degradantes que no son ciertos.

 

 

 

Si te gustó el post, subscríbete a nuestro canal RSS