abb

El reportaje, publicado en la revista Interviu, que trataba sobre un secta, se ilustraba con dos grandes fotografías en las que una mujer que había sido captada por la secta, apareció desnuda, además de con notas manuscritas que reproducían un supuesto diario suyo y referencias a contactos sexuales con distintos hombres. Estas notas se publicaron con el título Diario íntimo de una prostituta de Ceis. Todo ello sin el consentimiento de dicha persona.  Nos encontramos ante hechos veraces. Asimismo,  lo concerniente a una secta es un hecho noticiable, de interés para la comunidad.   No obstante ello,  opinamos  que en la noticia de la revista interviú se produce  una vulneración del honor,  la intimidad y de la propia imagen de la mujer. Hay una vulneración de la propia imagen e intimidad  ya que las fotografías que se publican han sido tomadas y publicadas sin el consentimiento de ella, que es una persona de carácter privado y no tiene en si misma interés publico alguno. Al respecto, la noticia se puede trasladar al publico, sin que sea necesaria la publicación de dichas fotografías y si que pierda su noticiablidad. Además, se vulnerarían también el honor y la intimidad al publicar comentarios que dañan su dignidad, cuando se le  hacen acusaciones de prostitución y se relatan sus relaciones sexuales. En definitiva, si aplicamos los criterios de ponderación a este caso,  preponderarían los derechos de la  persona frente al derecho a la libertad de información, ya que, si bien el hecho en general es de interés público, el hecho particular concerniente a la concreta persona no lo es, siendo innecesario transmitir su imagen desnuda y su particular sufrimiento identificándola y contando aspectos de su intimidad. Ello porque  la persona no es pública y su conocimiento concreto no contribuye en absoluto a la formación de la opinión publica.

 

 

 

Si te gustó el post, subscríbete a nuestro canal RSS