holland

 

Nos encontramos ante un caso que trata de determinar la importancia de la libertad de información frente al derecho a la intimidad. En primer lugar, el medio ejerce el derecho a la libertad de información ya que trata sobre un hecho: “el romance entre el presidente Hollande y la actriz Julie Gayet”. ¿Se trata de un hecho noticiable? Si se tratara de una persona privada o semipública, no sería un hecho noticiable ya que el supuesto encuentro, ocurre en un domicilio privado, buscando la más absoluta privacidad. Sin embargo, al tratarse del presidente de un país, una persona pública, su vida privada sigue siendo de interés para el ciudadano, porque en cierto sentido, tiene relación con el ejercicio de su cargo público. Para el ciudadano, el hecho de que el jefe del estado, incumpla su promesa de infidelidad, es el reflejo de que podría incumplir sus promesas como presidente. ¿Es veraz? Considero que sí se trata de información diligente por tres motivos: En primer lugar, el reportaje fotográfico es bastante completo, lo que dota a la noticia de solidez. En segundo lugar, la revista Closer tiene fama por la publicación de contenido veraz (aunque su interés para la sociedad sea cuestionable). Por último, tanto Julie como Holland no han desmentido las acusaciones y pretenden llevar a cabo acciones legales (lo que indica que el hecho es cierto). En la ponderación entre la supuesta vulneración de la privacidad frente al derecho de informar, opino que no existe esa vulneración de la intimidad por el carácter público del presidente, aunque se publique  la imagen y nombre de la actriz  y que por tanto debe prevalecer el derecho de la información y de que la sociedad sepa el concepto de fidelidad que tiene su jefe de Estado.

Si te gustó el post, subscríbete a nuestro canal RSS